miércoles, 16 de abril de 2008

compota de sinsentidos y mermeladas de abismo


Hoy como tantos otros días sueño contigo. Estamos en aquella playa inmensa y yo llevo un sombrero dentro del chiringuito. Cada vez que encuentro arena en algún sitio que no debiera, libros, zapatillas, mis dedos de los pies. Pienso en ti.
*
Me arrepiento mucho más de lo que he hecho que de lo que no he hecho.
*
Mi café es de Chiapas y te prometo que la cafetera silba de manera diferente. Comercio justo. Silbato justo.
*
Me he quedado sin ropa interior limpia…¿será una señal?
*
Me pasado toda la mañana del domingo haciendo mermelada de colores para ti. Azul, blanco, rojo, verde, citrino, azul otra vez. Todos los colores para ti y como no has venido a buscarla se la he dado al primero que pasaba. Una anciana con un foxterrier, llamado Osvaldo que se te parecía un poco.
*
He acabado un cuento que se llama LA INCREIBLE HISTORIA DE PAN DE AZÚCAR. como todos los cuentos que escribo recién escrito me parece maravilloso y mañana me parecerá digno de ser pinchado en un palo.
*
Hoy me he dado cuenta de la cantidad de faltas de ortografía que hago y he pasado tanta vergüenza qué he soltado un gritito, han saltado de los textos y se han ido corriendo. Así que he hecho con todas ellas una sopa de letras. Había mucho acento invisible y unas cuantas h perdidas. ¿estornudarán las letras con el curri? La verdad es que no me importa, es imposible sufrir por tantas cosas a la vez.
*
Tengo que llamar a Albert pero no tengo el yogur ni los hilos, lo voy a intentar con mi superpoder mental. No funciona.
*
He pensado que hace mucho que no tomo helado. Hace frío eso puede ser un motivo más que suficiente para tomar helado.
*
Ayer me di cuenta de la cantidad de gente que te cruzas por la calle y que no volverás a ver nunca y sentí un alivio triste.
*
Si fuéramos cucuruchos me gustaría ser helado de pistacho porque no le gusta a casi nadie y si fuera postre todo lo contrario un tiramisú, por como suena sísusú. Nada que acabe en U puede ser malo.
*