domingo, 11 de septiembre de 2011

Atanasio Kircher, ilumíname

Lo mejor de Sitges son estas horas dormidas de inmensidad interior, de un plumazo me hago la dueña del mundo y todo respira nuevamente, donde me transformo en playa y pienso en aquel padre jesuita -investigador y filósofo- que dijo una vez "las conchas, reducidas a polvo, renacen y se reproducen si se riegan con agua salada".
Ahora las campanas de la iglesia llamando a misa, pajarillos, rieles compungidos bajo los trenes,  hacen ruido, ventanas, persianas, sonidos: despierten todos, que les llevo ventaja y hay mucho por hacer.


Atanasio cuanta razón. Me bajo a la playa con tus palabras y mi capazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes escribirme a piliarandanos@gmail.com para encargarme un cuento, poema o palabra esdrújula, aunque Pessoa te diría que las últimas son altamente ridículas.